Tiempo de paz, tiempo de amor. Tiempo de Navidad

Llego Navidad para muchos la temporada mas feliz del año, para nosotros la fecha en el que el amor se manifiesta en el acto de compartir.

En navidad deseamos compartir de todo con todos, sobre todo ese sentir que nos deja la experiencia de reunirnos nuevamente con nuestros seres amados esos que por el desarrollo de nuestras vidas logramos verlos tan solo una vez al año o por otro lado compartir de manera especial con los que vivimos a diario. Compartir todos bajo el jubilo de la navidad. Que nos hace preguntar…

¿Por qué la navidad siempre nos bendice con tanta comida? ¿Por qué en navidad la nevera se desborda tanto?

Siempre en esta temporada lo que mas buscamos en casa es espacio en la nevera. La Navidad parece ser entonces un celebración para recibir, porque es un tiempo en el que la vida busca o desea que des.

¿Por qué tanto porvenir?

Para compartir. Todo beneficio que trae la vida es más dulce cuando logras transformarlo en una experiencia de amor, cuando logras que los beneficios, el bienestar, se extiendan a todos.

Navidad es tiempo de recibir y el recibir va conectado al dar, cuando te destinas a recibir la vida dispone de todo para bendecirte y es tan generosa que siempre pone a tu lado seres tan especiales para que compartas todos los beneficios que ha precisado darte. La vida es tan generosa que nos da compañeros, padres, hermanos, hermanas, primas, tíos, abuelos, etc. Así de generosa es la vida, te da hasta con quien compartir tan grandioso porvenir.

Convengamos que desdamos La Navidad se extienda para el resto de nuestros días, que se haga presente siempre, en el amor que expresamos a diario, en las buenas acciones por mínimas que parezcan, en la amabilidad, paciencia, bondad y compasión que manifestemos al otro, en la sonrisa que nos deje el diario vivir, en el deseo de compartir a diario en familia, ya sea a la hora de las comidas, o en el momento en que contemos acerca de nuestra jornada, abrazar, abrazar mucho, antes, durante y después de que el reloj marque las 12 de la media noche.

Que el propósito de la navidad sea hacerse eterna, eterna en la acción de compartir, eterna en amor, eterna en compasión, eterna en amabilidad con todos incluso y muy importante con el medio ambiente, porque cuando somo amables con el medio ambiente lo somos con nosotros mismos y después de esa manifestación de amor propio todos los mejores sentimientos afloran, se comparten, se viven y se disfrutan.

Dermapunto desea para todos, una Navidad eterna de unión, paz y mucho amor.

¡Feliz Navidad!

Comments are closed.