Propongámonos el ser felices como resolución principal y mas importante, de este nuevo año que iniciamos.

Que la lista de resoluciones no sea tan larga y que el objetivo sea claro, fuerte y contundente. Ser felices es el mejor regalo que podemos darnos. Ser felices en nuestro diario vivir, encontrarse feliz siempre en el hogar, ser felices junto a las personas que nos rodean, estar feliz con la labor que desempeñamos; en fin, vivir para ser felices y disfrutar de la vida, sobre todo del CAMBIO que parece ser la única constante presente.

Tal vez asimilando el cambio de manera positiva, logramos encontrarnos nuevamente en equilibrio y armonía.

Al parecer de eso se trata y por ahora su manifestación mas evidente y a nivel mundial, es esta que estamos cercanos a vivir, el inicio de un nuevo año, es como una nueva oportunidad que nos da el tiempo para reiniciarnos en una versión mejorada, donde nos proponemos nuevos logros, una nueva vida para muchos, donde nos hacemos una fotografía mental de la mejor versión que podemos crear de nosotros y así con esa energía de cambio es que nos aventamos a estos nuevos aires que nos trae el 2018.

Que todas las propuestas de cambio que nos trae la vida las asimilemos en fiesta, en celebración, en compartir, que demos siempre el paso al cambio en felicidad, seguros del porvenir y la buena ventura que siempre nos regala la vida.

Aunque para esta temporada también queremos darnos algunas ayuditas y es aquí donde aparecen los agüeros, tradición de cada año en la que auguramos paz, prosperidad, salud y en muchas ocasiones oportunidad de viaje.

Así que a comprar calzón amarillo, a comer 12 uvas (seis rojas y seis verdes) antes de las doce y pedir un deseo con cada una de ellas, sacar a pasear la maleta, que no se nos pasen los siete granos para que siempre se multiplique la comida en cada hogar o por ahí también dicen que, el comer lentejas a media noche lograra atraer a su amiga la abundancia a la casa.

Hágale limpieza a la casita que quede “como una taza de té” barra de adentro hacia afuera y espante las malas energías, refuerce este paso con sahumerio y una vela blanca para que le de paso a las buenas energías para que corran por todo el lugar. Para los mas excéntricos el baño con champagne.

En fin todo lo que creamos necesario para garantizarnos el disfrute del 2018, esa energía que producen todas esas acciones de bienestar solo nos pueden dejar cosas buenas.

Lo que si es claro sin importar el método que aplicamos es que todos queremos asignarnos unos puntitos de mas para el año que inicia, lo importante es reconocer todos estos deseos de bienestar y lograr hacerlos extensivos a los seres que nos rodean, estar siempre dispuestos a recibir, dar y dejar ir cuando la vida nos lo pide; estar dispuestos siempre al cambio y lo mas importante estar atentos, muy atentos a nosotros mismos y escucharnos siempre porque es en este ejercicio en donde logramos hallar las respuestas necesarias.

Un año más que finaliza y uno nuevo que da inicio, al que esperamos con los brazos abiertos, llenos de esperanza. Que la prosperidad del 2018 nos abrace y que la sabiduría de todo lo vivido del 2017 siempre nos acompañe. Bienvenido 2018 con todo lo que traes para darnos.

Feliz año te deseamos desde Derma Punto, que la felicidad absoluta y la plenitud nos envuelvan hoy, durante este nuevo año que iniciamos y siempre.

Comments are closed.